Ciudades y Viajes

Un blog sobre turismo, gastronomía y relax.

El parque Yellowstone

Cuándo hablamos del famoso parque de Yellowstone a la mente de todos nos viene el popular Oso Yogui y su inseparable Bubu. Pero lo cierto es que más allá de los dibujos animados y de su peculiar habitante ladronzuelo de cestas de la merienda, este parque es uno de los lugares más visitados de Estados Unidos

Yellowstone se extiende a por tres estados diferentes. Aunque su mayor extensión está en Wyoming también tiene terreno en Montana y en Idaho. Está considerado el parque nacional más antiguo del mundo y en el es posible ver a cientos de especies animales y vegetales, así como restos arqueológicos muy importantes. Montañas, geisers, cañones, cascadas y grandes praderas son parte de sus paisajes variados y ricos en matices.

yellowstone

Visítalo en tu coche particular

El parque Yellowstone está abierto todo el año, aunque durante el invierno solo se puede acceder con vehículos preparados para la nieve y tan solo su acceso norte permanece operativo. Es aconsejable acudir en primavera o a principios del otoño, cuándo el clima mejor acompaña.

Al visitar el parque en un vehículo particular se pueden tomar rutas ya trazadas que en forma de ocho nos llevan por diferentes rincones del Yellowstone. Cada una de estar rutas recorre unos 40 km. Con la ayuda de una guía podremos estar atentos para no perdernos nada interesante que nos apetezca ver pero debemos de tener en cuenta que es un parque inmenso y que es imposible abarcarlo todo, así que mejor escoger aquello que más nos interese e ir a tiro fijo.

Es posible alojarse dentro del parque, además de ser lo más recomendable ya que en algunos pueblos de los alrededores no hay una gran infraestructura. Se puede escoger entre tienda de campaña, bungalows o hoteles, aunque es necesario tener una reserva previa para cualquiera de ellos.

Rutas de aventura

Dependiendo de los días que te quedes en el parque y de lo que te guste hacer, una vez que hayas visitado en coche tus objetivos más alejados es buena idea contratar una ruta a caballo para pasear por los puntos más cercanos. Las visitas guiadas son muy numerosas y entretenidas e incluso para aquellos que no tengan experiencia cabalgando son accesibles ya que los animales son muy dóciles y están acostumbrados a llevar a todo tipo de gente.

Es posible ver a la fauna salvaje en su estado natural, siempre con las debidas precauciones y a las distancias recomendadas. Como curiosidad, comentaré que una de las cosas que aconsejan a los visitantes es llevar un spray de gas pimienta por si acaso se encuentran con un oso durante la visita. Y no, no hablamos nuevamente de Yogui.

Verona, mucho más que Romeo y Julieta arrow-right
Next post

arrow-left ¿Qué no debes perderte en Madagascar?
Previous post