Ciudades y Viajes

Un blog sobre turismo, gastronomía y relax.

Rodeada por cuatro ríos se encuentra Gerona, ciudad fundada por los romanos ya en el año 77 aC. Entonces es por su casco antiguo, repleto de ruinas romanas, por lo que esta ciudad es mundialmente conocida. Una visita a Gerona es una de las ideas para regalar a alguien con quien compartir un día diferente.
Ciudad romántica…
Gerona se caracteriza por lo atractivo de su casco antiguo, además de por diversidad de restaurantes de comida mediterránea de muy buena calidad.
Para entrar al casco antiguo habrá que cruzar el río Oñar, desde donde se podrán ver las pintorescas casas colgadas sobre el río. Una vez se llega al otro lado del puente se percibe el ambiente más húmedo y oscuro tan típico de los cascos antiguos.
Dentro de la ciudad antigua hay multitud de tiendas con recuerdos y artesanías, eso sí, la mayoría de estas ideas relacionadas con el pasado histórico de la ciudad.
Para llegar a los diferentes puntos de interés de la ciudad se tendrá que hacer frente a la espesa confluencia de calles laberínticas que sin embargo acaban llevando, todas ellas, al destino elegido.
Paseando entre las estrechas y abigarradas calles el visitante se encuentra con una amplia oferta de ideas para regalar: una propuesta podría ser una entrada a los Baños Árabes donde relajarse con el agua termal que emana del interior de la tierra o una visita al museo de la catedral donde se encuentra una de las piezas artísticas más importantes de la historia del arte: el Tapiz de la Creación del siglo XI.

Rodeada por cuatro ríos se encuentra Gerona, ciudad fundada por los romanos ya en el año 77 aC. Entonces es por su casco antiguo, repleto de ruinas romanas, por lo que esta ciudad es mundialmente conocida. Una visita a Gerona es una de <a href=”http://ciudadesviajes.es/”>las ideas para regalar</a> a alguien con quien compartir un día diferente.
Ciudad romántica…Gerona se caracteriza por lo atractivo de su casco antiguo, además de por diversidad de restaurantes de comida mediterránea de muy buena calidad.
Para entrar al casco antiguo habrá que cruzar el río Oñar, desde donde se podrán ver las pintorescas casas colgadas sobre el río. Una vez se llega al otro lado del puente se percibe el ambiente más húmedo y oscuro tan típico de los cascos antiguos.
Dentro de la ciudad antigua hay multitud de tiendas con recuerdos y artesanías, eso sí, la mayoría de estas ideas relacionadas con el pasado histórico de la ciudad.
Para llegar a los diferentes puntos de interés de la ciudad se tendrá que hacer frente a la espesa confluencia de calles laberínticas que sin embargo acaban llevando, todas ellas, al destino elegido.
Paseando entre las estrechas y abigarradas calles el visitante se encuentra con una amplia oferta de ideas para regalar: una propuesta podría ser una entrada a los Baños Árabes donde relajarse con el agua termal que emana del interior de la tierra o una visita al museo de la catedral donde se encuentra una de las piezas artísticas más importantes de la historia del arte: el Tapiz de la Creación del siglo XI.

París: que hacer en la Ciudad de la Luz arrow-right
Next post

arrow-left Viaje a Sicilia, el atractivo de una región llena de historia
Previous post