Ciudades y Viajes

Un blog sobre turismo, gastronomía y relax.

España es un país increíblemente rico en sabores y platos típicos. Podríamos recorrer toda su geografía durante un año y no repetir jamás una receta, tal es la riqueza de su cocina. Pero aquí no vamos a poner el menú de un año, tan solo algunas sugerencias para crear un perfecto menú con sabor typical spanish.

Podemos empezar con un delicioso aperitivo servido en Galicia. Los acantilados rocosos azotados por el Atlántico son el hogar ideal para criarse los mejores percebes. Una tapita de este marisco acompañado quizás de unas sabrosas ostras pueden servir para abrir boca. Por supuesto todo esto regado por un Albariño de alta calidad.

percebes

Primer plato con sabor catalán

Nos vamos a la otra punta de la península para hacer sitio a un riquísimo primer plato catalán. La gastronomía catalana es tan rica y contundente que es complicado escoger una sola opción, así que como en cualquier local con un buen menú del día, os daré dos opciones para que os quedéis con vuestra favorita.

Unos calçots con salsa son una alternativa ligera. Se trata de un tipo de cebolla local que se come acompañada de una salsa muy característica. Un plato sencillo y delicioso que no deja indiferente a nadie.

Pero si prefieres algo más contundente puedes escoger unos canelones. Lo típico en Cataluña es hacerlos con carne en trozos, no picada, lo que les da un mayor sabor y una consistencia diferente.

Carne de caza para un segundo plato de calidad

Prácticamente en cualquier lugar de la península podemos encontrar excelentes recetas para platos de caza. Jabalí, venado, conejo o perdices suelen ser las piezas más habituales y es difícil imaginar una provincia en la que no se realicen excepcionales platos con estas carnes. Especialmente recomendables las recetas elaboradas en toda Castilla.

Los sabores intensos de estas preparaciones casan a la perfección con los tintos fuertes que componen la oferta de los reservas de Ribera del Duero o de Riojas.

Y un postre a la altura

Para acabar con este pantagruélico banquete, vamos a escoger un dulce típico de las Islas Canarias, con un nombre que sin duda ya nos da ganas de hincarle el diente.

El bienmesabe canario, cuyo origen se cree que es árabe, es una especie de crema espesa elaborada con huevo, almendras ralladas y azúcar que se puede tomar sola o para acompañar a un delicioso helado de turrón de jijona, para representar también al levante en esta ruta gastronómica donde como suele decirse no están todos los que son, pero sin duda son todos los que están.

Recorrer el mundo sin salir de territorio francés (I) arrow-right
Next post

arrow-left Verona, mucho más que Romeo y Julieta
Previous post