Ciudades y Viajes

Un blog sobre turismo, gastronomía y relax.

Seguro que si piensas en Verona, lo primero que te vendrá a la mente es la trágica historia de amor de Romeo y Julieta, ambientada por Shakespeare en esta ciudad italiana.

Pero Verona es muchísimo más que Romeo y Julieta. Quien va a la ciudad atraído por conocer los escenarios de las luchas entre Montescos y Capuletos, se sorprende al encontrar una ciudad que es considerada la segunda más hermosa de la región del Véneto, tras Venecia.

Verona, mucho más que Romeo y Julieta

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, Verona conserva un rico patrimonio de la época romana, así como de la medieval y la renacentista. Paseando por sus calles y plazas, ante tus ojos desfilarán el arte, la historia y la cultura de cientos de siglos.

Arena de Verona, uno de los mayores anfiteatros romanos

Construido durante el siglo I, es uno de los mayores anfiteatros romanos que se conservan. Podía albergar más de 25000 personas y aún lo hace, porque debido a su magnífica acústica se realizan con frecuencia conciertos y producciones de ópera. Es un buen lugar para obtener unas fantásticas panorámicas de la ciudad.

Además del anfiteatro, Verona también conserva un teatro romano de la época de Augusto. Aunque está muy restaurado, puede merecer la pena visitarlo, pues desde allí puedes acceder al antiguo convento de San Girolamo, actualmente sede de un museo arqueológico y desde donde también puedes ver una buena panorámica.

En el Museo de Arte de Castelvecchio disfrutarás por partida doble. Por un lado, por las obras de arte que están expuestas en él: pintura, especialmente de los siglos XII al XVI, escultura, joyas, armas, telas renacentistas, etc. Por otro lado, el museo está ubicado en un lugar incomparable: el castillo de un antiguo conjunto fortificado del siglo XIV, a orillas del río Adige.

Magníficas vistas desde la Torre de los Lamberti

En cuanto a edificios religiosos,  en Verona destacan, entre otros, la catedral, del siglo XII y de estilo románico, aunque con diversas reconstrucciones posteriores, y la Basílica de San Zenón, el más conocido de la ciudad. Al igual que la catedral, es de estilo románico, aunque tiene elementos góticos.

Otro de los lugares desde donde puedes tener unas espléndidas vistas de la ciudad y su entorno, incluso llegando a divisar los Alpes en días claros, es la Torre medieval de los Lamberti. Esta torre se alza sobre el Palazzo Communale, situado en una elegante plaza junto a otros palacios y edificios del Renacimiento italiano.

Anímate a descubrir Verona más allá de la historia de Romeo y Julieta, la ciudad no te defraudará.

 

Saboreando España arrow-right
Next post

arrow-left El parque Yellowstone
Previous post